sábado, 29 de noviembre de 2008

Dale,Dale

Dale, dale.

Autor: Juan Manuel Fernández Ariza.

En la ochava que da a la popular Sur, sobre la acera cargada de tanto tráfico y gente y ruido estaba el niño con la sonrisa triste del cero a cero en lo que va del partido, a los cinco minutos del primer parcial, sin abrirse el marcador en lo que va del partido por el hambre que no se puede, que así con este hambre no se soporta, ya no se banca y los ojos duros de tanto aspire de Fana y Poxi y Paco y Paco que no se banca, que no se puede, la piel reseca por el sol y el frío, que no se bancan, el frío y el sol que queman en este estadio repleto de gente que salta, se agitan al solo grito del dale, dale, y la red que contiene, que tiene el dale, dale la señora que esta distraída y es vieja y esta sola, que no entiende, que no sabe, no presiente, no puede o no quiere, entre tanta gente con el dale, dale, sostiene esa cartera color crema y este hambre y esos deditos finos y esa cartera color crema apretada en la mano y el hambre que es ahora o nunca, ni después ni mas tarde, ahora o nunca, ni mañana ni pasado, ahora o nunca la sonrisa triste que se transforma en risa, la risa en prisa y las topper que pisan fuerte en el asfalto cargado y el silbato estridente del referí que dicta, dictamina, marca el full, la falta, la infracción, el error, la falla y la popular Sur que se exaspera, grita, insulta, se enerva no quiere no acepta, no entiende y no quiere el salto rápido, ágil que lo coloca a un paso de la cartera color crema y el cuerpito delgadísimo del niño que se agazapa, los músculos se contraen, los nervios despiertan las pupilas que toman vida y se concentran, todos los ojos expectantes, atentos ante el peligro: El arrebato del niño gato que se estira, seguro, grácil ante todo lo que cuelga del kiosco de chapón verde de la esquina entre Paturuzús, Clarines y Caras y Noticias y Moda y el bombo que suena, late como el corazón en la boca y la bandera que ondula sobre la cancha donde el diez coloca la redonda la luna para tomar envión, la vista al frente y el dale y dale del equipo y la popu que calla, que espera y la corrida veloz, desesperada, inconsciente, increíble, gritan en la cabina, en la platea increíble como salta, como esquiva, como evade un, dos, tres, cuatro... vehículos de la Avenida que no cesa, que no para, el aliento de la popu que estalla y la cartera en el sobaco, segura bajo el brazo y el sudor frío que corre y corre el dale y dale y el corazón-bombo-corazón que late fuerte agitado y dale, dale, dale que ya esta que podés, que es tuya, que ya esta y el gol, gooooool, goooooooool.

Un Renault rojo sangre que no frena, que lo embiste, lo levanta, a tiempo, en tiempo y el pibe que vuela, toca el cielo con las manos, se introduce en el ángulo superior derecho, el diez detenido por la red festeja la gente, festeja el diez y la gente la caída, el golpe contra el pavimento, la sangre que estalla y el dale y dale de la popular sur que no cesa que no para, que pide mas que esta contenta la popu y el dale daaale.-

4 comentarios:

Naty dijo...

jajajja que gracioso justo hace unos dias nos estabamos acordando con las chicas de este texto y nos reiamos recordando los ensayos en la fragua que nos re sacabamos. Esta muy bueno el texto, realmente me gusta muchio, bechios.

DivinoruM dijo...

daleeee dale me cope con la popu, muy bueno che...daleeee dale

*MeL* dijo...

jajajaja yo al menos me reí mucho, es un texto de interpretación mas q de lecturaa no?

Quienes somos dijo...

Uf, es negro negro, divertido pero no deja de mostrar una realidad cruel, pero real al fin. Muy bueno. me gusta el humor negro, a veces logra que notemos lo ridiculo de las diferencias de esta sociedad. :)